Democracia, cero corrupción y cero impunidad, principales reformas a la Constitución que impulsamos, señala presidente López Obrador

Por: Redacción

Presidencia de la República

 

 

El movimiento transformador que llegó al poder por la vía democrática impulsará tres reformas principales a nuestra Carta Magna para afianzar el cambio que exige la sociedad, sin perder el espíritu de la Constitución de 1917 que consagró derechos fundamentales como la educación básica, el derecho a la tierra, a un trabajo digno, o el dominio que tiene la nación sobre sus recursos naturales.

 

En el marco del 102 Aniversario de la Constitución de 1917, el presidente Andrés Manuel López Obrador exaltó los movimientos sociales que hicieron ver la luz a momentos históricos de transformación nacional encarnados en documentos rectores como la Constitución de 1824 que “fue una Constitución esencialmente federalista; es la que rige, la que define el camino a seguir de la primera República Federal”.

 

Ante titulares de los poderes Legislativo y Judicial, así como de los Ejecutivos locales, el mandatario agregó que el siguiente movimiento nacional dio pie a “la segunda Constitución, la de 1857, que podemos definir como la Constitución Liberal… su esencia es el liberalismo”.

 

Con la aparición del movimiento revolucionario de inicios del siglo XX, la Constitución de 1917 materializa la legalidad de prerrogativas que permanecen vigentes:

 

“Desde entonces se define que la educación tiene que ser pública, gratuita, obligatoria y laica. También es muy importante destacar que en el artículo 123 se definen los derechos laborales, todo lo relacionado con la justicia laboral.”

 

El jefe del Ejecutivo federal indicó que, aun cuando el artículo 27 constitucional es destacado por garantizar el derecho de los campesinos sobre la tierra, no debemos olvidar que “tiene algo que es fundamental: En el artículo 27 de la Constitución del 17 se decide sobre el dominio de la nación del suelo y del subsuelo, se decide que los recursos naturales son de dominio de la nación.

 

“Se dejó hasta el final la aprobación del artículo 27 y se estableció el dominio de la nación sobre los bienes del subsuelo sobre el petróleo, que es de la nación, no del Estado, mucho menos del gobierno. El petróleo es de la nación desde entonces.”

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.