· 

México se convirtió en país transterritorial; necesitamos que la política migratoria considere a connacionales en el exterior

Por: Redación

Cámara de San Lázaro

 

 

En reunión con integrantes de la Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados, el Comisionado del Instituto Nacional de Migración, Tonatiuh Guillen López, aseguró que el gobierno del presidente López Obrador y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se ha propuesto replantear la política migratoria del país, para construir un nuevo paradigma basado en dos principios fundamentales.

 

El funcionario explicó que uno de los puntos centrales de esta política es el respeto irrestricto de los derechos humanos; el otro es el desarrollo social y económico, como bases para dar sentido material a la posibilidad o no de emigrar y que la migración no sea un evento forzado sino una opción personal.

 

Ante diputados e integrantes de la sociedad civil, abundó que México hasta hace no mucho tiempo fue una nación de emigrantes en donde la actividad llevó a superar los 24 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, “lo que se convierte en un hecho histórico”.

 

De la nación territorial, dijo, nuestro país se ha convertido en transterritorial.

 

“Si abren las páginas del INEGI, su mandato es contar a quienes estamos en el territorio, y en cierta medida ignoramos a todo lo que realmente somos; nuestra propuesta en la nueva política migratoria es que se abra todo un capítulo en sus sistemas de cuentas nacionales sobre los mexicanos en el exterior por lo menos para saber quiénes somos y cómo estamos.

 

“Muchas otras instituciones del Estado tampoco, siguen pensando en el México territorial. Es necesaria una nueva visión y una nueva política migratoria en donde se incluya y se considere el capítulo de los mexicanos en el exterior”, reiteró.

 

No están adecuadas a esta nueva realidad las instituciones educativas, universidades, el Conacyt, de salud y los programas de la Secretaría de Bienestar, “seguimos pensando en el México que no se movía; hoy somos un México que circula y que es transterritorial”.

 

Al referirse a la repatriación, el funcionario explicó que la atención del Estado hacia estos flujos ha sido marginal. “En este gobierno vamos a dar un giro en atención a las repatriaciones”, reiteró.

 

Informó que las repatriaciones hasta hace un par de años ascendían a 500 mil personas.

 

Por eso, dijo, necesitamos nuevas políticas de inclusión, porque “a México regresa mucho capital humano muy valioso que tenemos que aprovechar porque es un gran asunto de la nación, representa un gran potencial económico esa población. Tenemos 40 millones de origen mexicano que aman y creen en México”, aseguró.

 

El Comisionado también se refirió a las otras migraciones, a las de Centroamérica que utilizan a México como paso hacia los Estados Unidos que asciende a 300 mil eventos cada año.

 

El movimiento de sur a norte es más o menos de esa escala; precisó que con la Iniciativa Mérida se fortaleció la política de contención durante 20 años cuando se fortaleció enormemente el aparato de seguridad a través del Instituto Nacional de Migración y cotidianamente se detenía y se deportaban personas, situación que no funcionó para evitar la movilidad de las personas en las fronteras.

 

Dijo que la movilidad fronteriza no se ha detenido; no se detiene “con muro o sin muro con Trump o sin Trump se movía”.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.