· 

Letras de Cambio

Por: Francisco Emilio de la Guerra

 

 

La denuncia del escritor y traductor Ricardo Sevilla sobre la “Operación Berlín” montada sobre la estructura de la revista Letras Libres, dirigida por Enrique Krauze, para impedir el triunfo de López Obrador en 2018 es una radiografía de la guerra sucia electoral que ha predominado en el sistema político mexicano desde 1988, que ahora se libró en las “benditas redes”.

 

Es asimismo la exhibición de las conexiones entre los grandes sectores financieros y un sector de la antaña “élite cultural”, la “mafia cultural del poder”, y de su decadencia intelectual en materia política y democrática, pese a su discurso radicalmente “liberal”, al mismo tiempo que muestra la quiebra de los antiguos medios de dominación discursiva político cultural, como la televisión y los grandes diarios.

 

La trama muestra un quiebre inconcebible de paradigmas dominantes, entre ellos los del patriarcado cultural neoliberal, pues fue una mujer del equipo de AMLO, la ex coordinadora de campaña y hoy diputada Tatiana Clouthier, quien dio a conocer la operación en su libro Juntos hicimos historia, negada con soberbia y amenazas legales por Enrique Krauze, quien una vez exhibida en los medios la trama, se ha lavado las manos dejando la culpa en su mano ultraderecha, Fernando García Ramírez, y se ha victimizado presentando la revelación como un ataque a la libertad de expresión y a su persona, como una persecución a los críticos del nuevo gobierno.

 

Krauze se ha declarado víctima de “la maquinaria del Estado” y se ha refugiado con el viejo sector de periodistas que se presentan a sí mismos como perseguidos o acosados por las redes, que han redescubierto el tema de los bots y los trolls como métodos de persecución del poder del Estado, aunque alguno de ellos los utilizan desde hace tiempo para atacar a sus críticos desde hace años; ante una de estas “víctimas” de los “ataques a la libertad de expresión”, Krauze ha declarado que las revelaciones provienen de un “movimiento que quiere organizar crímenes mediáticos, asesinatos de la persona y la honra”, acusación grave y curiosa de un intelectual que se pasó varios sexenios adjetivando y proporcionando materia de trabajo contra el actual presidente, sin hablar de lo que hizo contra otras naciones y personajes.

 

Sin embargo, la revelación de la Operación Berlín desarma esta estratagema sobre la persecución a los intelectuales y periodistas desafectos al gobierno y, en consecuencia, la operación mediática (a partir de la supuesta  búsqueda de la “reelección” del presidente López Obrador) de que en México se construye una “dictadura” como en Venezuela, y de esa manera justificar el “crimen mediático” del nuevo gobierno que tanto desean los grupos más conservadores locales y sus aliados externos.

 

Raras veces se había escuchado tal nivel de “desaliento” en un intelectual acostumbrado a las alabanzas del mercado por sus campañas mediáticas contra los gobiernos “populistas” del continente; sin embargo, no será extraño que pese a la crisis de confianza de su revista y sus proyectos, se presente desde ahora como líder de una oposición intelectual perseguida como en Nicaragua y Venezuela, pues Krauze salvaguarda con su persona las ruinas de una empresa cultural en quiebra ética, como el neopopulista Estado neoliberal que tanto defendió.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.