· 

Construir un México en paz requiere que mujeres estén al centro de estrategias de seguridad: Olga Sánchez Cordero

Por: Redacción

Cámara de San Lázaro

 

 

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, manifestó que en México cada día son asesinadas más de nueve mujeres, víctimas de “detestables feminicidios” y la mayoría son menores de edad. De hecho, subrayó, se estima que al menos una niña es asesinada cada cuatro días por el simple hecho de haber nacido mujer.

 

Al inaugurar el foro “Diálogos hacia la igualdad y seguridad de todas”, recalcó que esa terrible situación demuestra que para construir un país en paz, las mujeres deben estar en el centro de las estrategias de seguridad.

 

El compromiso, dijo, es crear las condiciones para que todas las y los mexicanos puedan vivir en un entorno seguro. “Acabar con la violencia que existe en muchas regiones es una de las principales demandas justificadas de nuestra sociedad al nuevo gobierno”.

 

Al referirse a la Guardia Nacional, mencionó que el objetivo es que las mexicanas confíen en los integrantes de esta corporación, porque estarán enteramente dedicados a garantizar su seguridad y por ningún motivo a amenazarla.

 

Resaltó que, sin duda, habrá un proceso de capacitación y de sensibilización a la Guardia Nacional para que, en todo momento, actúe con perspectiva de género en la seguridad de las mujeres.

 

Sánchez Cordero señaló que la realidad es alarmante, porque más del 66 por ciento de las mexicanas declara haber sido víctima de algún tipo de violencia, y 3.2 millones de mujeres han manifestado haber sufrido agresión física o sexual por parte de su pareja.

 

“Todo esto demuestra que el miedo con el que viven las mujeres mexicanas de ser agredidas no sólo se manifiesta al salir a las calles, sino, en muchas ocasiones, se profundiza al permanecer en sus casas”.

 

Detalló que el gobierno actual implantó dos líneas de acción: primero, prevenir y combatir la violencia en contra de las mujeres, promoviendo políticas públicas en todos los ámbitos de la vida nacional, que contribuyan a eliminar cualquier forma de subordinación entre géneros, ya que es un tipo de violencia estructural y cultural.

 

Agregó que gran parte de la violencia que sufren las mujeres, como la psicológica, física, económica, o hasta la discriminación en el ámbito profesional, en muchas ocasiones es invisible, y es más preocupante que se haya normalizado en la sociedad.

 

En la Secretaría de Gobernación, explicó, se fortaleció la coordinación con todo tipo de actores, desde los locales, como las autoridades municipales, hasta las internacionales, como la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, de la ONU.

 

La segunda línea de acción, comentó, se refiere a hacer visibles a las mujeres en la estrategia de seguridad. Es sensibilizar sobre perspectiva de género a quienes tienen la alta responsabilidad de velar por la tranquilidad de las mexicanas y los mexicanos.

 

Añadió: “soy fiel a mis ideales, acato la responsabilidad y las instrucciones del Presidente; seré una aliada permanente y decidida en la defensa y promoción de los derechos de nuestras connacionales”.

 

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada Wendy Briceño Zuloaga (Morena), expresó que ante un México que ha sido golpeado sistemáticamente por el crimen organizado, la impunidad, la corrupción y la simulación, se debe tener voluntad política para resarcir daños y actuar desde el fondo.

 

Dijo que éste es el momento de establecer compromisos a favor de la vida de las mujeres y niñas en entornos libres de violencia; es tiempo de evidenciar a los violentadores, dejar de normalizar las agresiones, gestionar la reparación del daño y el acceso a la justicia para las que están inmersas en esta realidad social y garantizar la no repetición de todos estos hechos. “Este tiempo de resolver ya; ésa es la exigencia”.

 

Briceño Zuloaga indicó que en muchas ocasiones se preguntó por qué las mujeres y para qué ellas querían acceder al ejercicio del poder y “hoy queda de manifiesto que es justamente para actuar con responsabilidad, impulsar rubros indispensables para el bienestar de la sociedad, reducir brechas de género, trabajar por la igualdad salarial y laboral, por la no criminalización hacia ellas, por decidir sobre nuestros cuerpos, la erradicación del trabajo infantil y de la violencia política de razón de género, así como la atención urgente a los feminicidios”.

 

Se requiere, afirmó, robustecer el marco normativo de la Guardia Nacional y trabajar en conjunto con el Ejecutivo federal en el Plan de Acción Emergente a favor de las mujeres. Además, celebró la responsabilidad histórica de aquellas que están en la función pública.

 

Hizo votos por tener un país en donde los símbolos de la histórica lucha feminista acompañen el sentido de justica social que hace falta y atender frontalmente la deuda de décadas que tiene el Estado con las mujeres, a fin de que “en México ser mujer no sea una tragedia”.

 

Aplaudió que a este esfuerzo se sumen distintas autoridades del Poder Judicial, como magistradas y juezas. “Vamos por leyes que fortalezcan las políticas públicas para garantizar la corresponsabilidad del Estado, el sector privado, la comunidad, las familias, las mujeres y los hombres en esta lucha por restaurar, dignificar y crear nuevos espacios libres de violencia. Pugnamos por la paz social de México. Estamos en un punto clave en la historia de los derechos de las mujeres”.

 

La diputada expuso que para garantizar una vida libre de violencia a las mujeres y niñas en México, se requiere una acción articulada, así como una política y compromiso de Estado. “Vemos que hay claridad para asumirlo, a efecto de que ellas vivan libres de agresión, tengan acceso a la justicia, de participación política, cerrar brechas laborales y acceder a sus derechos sexuales y reproductivos, y tener una agenda amplia que por años nos ha sido regateada”.

 

La presidenta de la Comisión de Gobernación y Población, diputada Rocío Barrera Badillo (Morena), puntualizó que hay muchos retos por cumplir: tres leyes secundarias dentro de la ruta para instaurar la Guardia Nacional.

 

Detalló que son tres las leyes secundarias que se deben concretar: las de la Guardia Nacional, la Nacional del Uso de la Fuerza y la Nacional del Registro de Detenciones. Son ordenamientos que definirán con una visión sistémica el esquema integral del combate a la inseguridad, mencionó la diputada.

 

“Esta instancia legislativa será aliada para darle celeridad al tema. Somos presidentas de comisiones importantes en esta Cámara y nos ha costado mucho. Saben que es imposible cambiar el paradigma en muchos aspectos y rubros; por ello, llamo al presídium para colaborar conjuntamente, gobierno federal, legislativo y judicial”, agregó.

 

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.