· 

¿Tenemos confianza en nuestra Constitución?

LOS INTERESES POR ENCIMA DE LAS LEYES

Por: Pablo Meléndez

El Mirador Economía

 

 

La firma de la constitución de 1917, fue la conclusión de una intensa guerra que marcó a México. En ella se acordó la creación de los 3 poderes federales, se aceptaron las leyes que evitarían nuevas guerras nacionales y un sabor agridulce en la defensa de los derechos de campesinos y obreros.

 

¿Quiénes fueron los que ganaron esta guerra?, liberales o conservadores o campesinos o clase media… quizá la alta… los libros oficiales dicen que ganaron todos, gracias al victorioso Venustiano Carranza, ese que asesinó a Zapata y del que Krauze relata:

 

los Constitucionalistas (nombre alterno de la facción Carrancista) lograron recuperar el territorio perdido derrotando a Francisco Villa en 1915. Puente entre siglos.

 

Se ha escrito en la historia oficial (como la llamó Peña Nieto) que todas las revoluciones ganaron y se logró así que los Estados Unidos Mexicanos se convirtiera en una nación independiente, sana y sólida.

 

102 años después, los campesinos dejan sus tierras porque Calderón y Peña Nieto, decidieron que era mejor comprar alimentos al extranjero; la dejan porque Calderón piensa que toda perdida es válida en su aún inconclusa guerra contra el narco.

 

México quedó rezagado en la industria petrolera, porque Salinas decidió que era mejor comprar gasolina a Estados Unidos.

 

Seguimos en pugna con los pueblos originarios porque aún esperamos que Fox resuelva el conflicto en 15 minutos.

 

Y pese a ser la 11va potencia mundial, tenemos más del 60% de la población viviendo con un salario menor a $6,000 pesos mensuales y/o trabajando en la informalidad.

 

También te puede interesar:

Hoy estamos en pugna, porque después de 102 años, nos estamos dando cuenta que nadie respeta a la constitución, una constitución que fue construida sobre los cuerpos de los héroes y firmada por sus verdugos.

 

Con razón dicen que fue Cárdenas quién asentó el verdadero final de la revolución mexicana, porque parece ser que él fue el único presidente que confió en la constitución, quién la asentó como la base de su gobierno y es que todo se basa en eso: CONFIANZA.

 

La economía se basa en la confianza de los mercados; la religión se basa en la confianza, la fe; la sociedad se basa en la confianza a sus gobiernos; la constitución tiene como base la confianza en que tanto el pueblo como sus gobernantes la sigan ciegamente.

 

Pero en México los intereses personales son poderosos y la constitución que tiene como base una falsa victoria de la revolución… nunca ha sido del todo respetada, a menos que sea por interés, tanto que en este sexenio, de manera indirecta, hemos vuelto a tocar el tema con la aparición de un “memorándum”.

 

Pero el que crea que el presidente Andrés Manuel, fue el primero en violar la constitución en este inicio de sexenio… está muy equivocado y tampoco fue un caso de omisión que callera en la indecencia.

 

Los primeros fueron los panistas, en ese momento que debe ser escrito en los libros de historia, cuando le dieron el pódium de la Cámara de senadores (ese poder legislativo que se creó para que ningún extranjero volviera a intervenir en la nación) a un Venezolano, precisamente para intervenir en la autonomía nacional y pedir que se violara la constitución y se aprobara la intervención de Estados Unidos a la República de Venezuela.

 

Hoy esos “conservadores” gritan que Obrador ha violado la ley y seguimos esperando que ellos entreguen a todos sus militantes que lo han hecho, que obliguen a sus ex presidentes a rendir cuentas y aceptar el daño irreparable que le provocaron a México.

 

 

 

Pero claro, sus intereses dicen que el único en violar la ley fue el presidente, porque buscan a toda costa quedar en los libros de historia como “los buenos”.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.