· 

Cuando Nos Reímos de Peña

LA TELENOVELA DE LA FAMILIA REAL PEÑA

Por: Pablo Meléndez

El Mirador Economía

 

 

Aún recuerdo cuando Peña Nieto se le hizo imposible mencionar “tres libros que lo hayan marcado”, recuerdo sus balbuceos y su falta de habilidad mental para mencionar libros que aunque no hubiera leído, al menos lo hubieran sacado del apuro.

 

Recuerdo como todos reímos, también a mis amigos extranjeros señalando que un sujeto como ese no podría ganar… pero ganó, al menos de una manera más creíble que su antecesor Calderón, el enojo fue evidente, la ciudadanía cerró las puestas San Lázaro y buscaba a todo costo que no tomara posesión… pero lo hizo.

 

Después de eso todo fue risas, era como si fuera un comediante que por medio del humor (auto-humillándose) tratara de hacer más amenos 6 años de un gobierno que destrozó al país, una fantástica (casi literaria) cantidad de homicidios y desaparecidos, cientos de grupos de todos los tipos reclamando por algo, falta de educación, falta de presupuesto, falta de capacidad de gobierno, falta de seguridad social, falta…

 

Pero salió a dar la cara y decir “la gallina de los huevos de oro se acabaron”. En ese momento todos nos enteramos que el 11° país más rico del mundo y el 60% de los mexicanos que viven en la pobreza o la precariedad, nunca disfrutaron de ese futuro de abundancia que el PRI no se cansaba de contar en campañas electorales y discursos políticos.

 

“Los frutos comienzan a obtenerse”, decía el ex-presidente Echeverría en 1947.

…las ventas de PEMEX al exterior se elevarían a 1,226 millones de pesos, en tanto que el valor de las importaciones se abatirá en 915 millones.

Sólo seguiremos comprando al exterior algunos productos refinados y gas licuado mientras se termina la instalación de las plantas necesarias para la transformación del petróleo recientemente descubierto.

(…)

Para proteger a los consumidores de más bajos ingresos, sobre todo los del medio rural, el petróleo diáfano, de uso cotidiano en estos sectores, mantuvo su mismo precio.

 

Peña Nieto dijo: “ya no hay” y todos nos reímos de él. Quizá fue por angustia, pero entre risa y risa se nos olvidó cobrarle la cuenta, ¿quizá lo hemos perdonado por su actual divorcio? Y en verdad que la familia real Peña, parecía en todo sentido una familia de telenovela, tan bien actuaban que hoy creemos que esos seis años fueron eso…  una simple telenovela, pero ya se acabó y los actores eran sólo eso y ahora el que interpretó al presidente sigue con su vida, porque nada sucedió en realidad.

 

Ya viajó, ya se divorció, ya tiene un nuevo amorío y aparece en cada momento en las revistas de espectáculos, cual actor famoso que nunca ha cometido un delito, sólo interpretó a un personaje que cometió muchos.

 

Pero los medios son crueles y saben manipular, ponen todos sus reflectores en aburridas ruedas de prensa matutinas, día tras día, un lugar que sólo debería de ser un espacio de información dominical, se convierten en un gran circo “porque los medios lo quieren”...

 

Mientras tanto, los expresidentes se mueven a sus anchas, algunos hablando mal del país con intención de sabotearlo (algo que en cualquier otro país sería denominado traición), pero esto es México, el país donde los medios saben a quién apapachar y a quién golpear, como mostrar una crisis y hacerla ver una telenovela.

 

Esto es México, donde panistas y priistas hacen lo que quieren, porque ellos si sueltan la lana para que los medios sigan existiendo y el nuevo gobierno,  que ya se valla porque ya redujo el presupuesto de publicidad oficial.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.