· 

Mensaje de la Subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, en el Seminario de Promoción de Inversión México-China - COMCE

Por: Redacción

El Mirador Economía

 

 

Muchísimas gracias, buenos días, bienvenidos a toda la Delegación de México, para mí es un gran honor y un gran gusto estar aquí, con ustedes el día de hoy.

 

Permítanme saludar al señor Ouyang Weimin, Vicegobernador de Guangdong. Gracias por estar aquí, bienvenido a México, bienvenida toda la Delegación que lo acompaña.

 

Me da mucho gusto saludar a mi colega, mi querido amigo, el Embajador Julián Ventura. No podíamos tener a alguien mejor aquí, un antiguo Embajador de China en México; igualmente el Embajador Sergio Ley. Saludo también al Doctor Enrique Jacob Rocha, antiguo colaborador también, y me da muchísimo gusto también darle un saludo de parte de la Secretaria Graciela Márquez al Embajador designado de China en México, el Embajador Zhu Qingqlao. Bienvenido a México, bienvenidos sean todos a México, todos los empresarios de la provincia de Guangdong a esta su ciudad hermana y amiga.

 

México es un país amigo, es un país socio de China, y para mí es un gran gusto y un gran honor el poder transmitirles los saludos de la Doctora Graciela Márquez, Secretaria de Economía en México, quien por motivos de trabajo se encuentra fuera del país. Pero les deja un saludo y también una invitación a que consideren a México como un lugar donde ustedes pueden hacer negocio, donde juntos, China y México, podemos seguir creciendo y podemos seguir avanzando en la relación estratégica que hemos desarrollado desde hace ya mucho tiempo, para poder hacer frente, como bien lo decía el Embajador Zhu Qingqlao, los retos que vienen en el comercio internacional.

 

Para China y para México, el comercio exterior son motores de desarrollo, son motores de crecimiento económico, son motores para la generación de empleo, para la creación de bienestar, para la promoción de innovación.

 

Y sobre todo, el comercio exterior de México es una forma de generar puentes, de generar alianzas, de crear sinergias de cooperación, de diálogo y de construcción.

México y China coincidimos plenamente en la necesidad de contar con un sistema de comercio internacional basado en reglas; fuerte, que permita resolver nuestras diferencias dentro del marco jurídico y dentro del marco legal, pero sobre todo que nos ayuden a ir avanzando en lo que se refiere a la creación de oportunidades para nuestras economías.

 

China y México compartimos en la Organización Mundial del Comercio agendas comunes como países en desarrollo, que utilizamos el comercio como un motor importante del crecimiento.

 

Para México, el comercio exterior de México representa el 75 por ciento del producto interno bruto. China es para México su segundo socio comercial.

 

En los últimos años, el comercio entre México y China ha crecido en una forma exponencial, a tasas anuales de más del 22 por ciento.

 

China y México producimos conjuntamente para el mundo. Somos sinergia uno del otro. México importa de China material, equipos, componentes e insumos para poder complementar su participación en la fábrica global.

 

China aporta insumos que México incluye en su cadena de proveeduría, la cual es parte de una planta manufacturera más grande.

 

Sólo así es como México se ha podido convertir en la décima potencia exportadora a nivel mundial.

 

Como ustedes saben, México es hoy el décimo exportador, representando el 2.4 por ciento del total de las exportaciones, y es el décimo actor en el comercio internacional, considerando a México como a la Unión Europea, como un solo actor.

 

En este sentido, México y China tenemos muchas oportunidades y mucho trabajo por hacer.

 

Reconocemos el trabajo que ya hemos logrado a través de las asociaciones estratégicas que firmamos en el año 2003, en el marco de la Visita del Presidente Xi Jinping a México. Cuatro años más tarde, el Gobierno de México refrendó este compromiso de mantener una relación dinámica y estratégica con China, con la firma de un Acuerdo de Cooperación con la plataforma de comercio electrónico Ali Babá, que propiciará el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas a través del acceso a este tipo de plataformas.

 

En la Secretaría de Economía hemos desarrollado una política comercial basada en tres ejes: la inclusión, la innovación y la diversificación. No tenemos ninguna duda de que el acercamiento con China por la vía comercial y por la vía de la inversión nos va a permitir acercar estos tres ejes para el fortalecimiento de nuestra relación.

 

A través de la inclusión y la innovación, nosotros estamos buscando atraer más inversión de un país como China.

 

China es hoy un socio comercial clave para México. Sin embargo, en el área de la inversión aún tenemos grandes áreas de oportunidad para desarrollar.

 

La inversión de China en México no llega apenas al uno por ciento de la inversión total que México ha recibido entre 1999 y el 2018, superando un poco más de mil millones de dólares.

 

Sabemos que con China, México puede ser más fuerte. Y con México, China puede ser un país más fuerte.

 

México tiene ventajas competitivas que ofrecer a China. Tenemos una economía con estabilidad macroeconómica y sólidos fundamentos macroeconómicos.

 

El actual gobierno, bajo el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ha señalado su compromiso con finanzas públicas sanas, su compromiso con el combate a la corrupción y con el combate a la inseguridad, lo que sabemos que va a generar un ambiente de negocios conducente para el crecimiento y el florecimiento de todos los negocios, nacionales y extranjeros.

 

México también es una plataforma para la producción manufacturera de la región. México es el séptimo productor mundial de automóviles y el cuarto exportador a nivel mundial y está entre los primeros productores y exportadores de productos electrónicos, eléctricos; el décimo productor de alimentos, dentro de los principales productores de productos mineros y químicos.

 

México también cuenta con una ventaja competitiva y comparativa única con respecto a otros países en América Latina.

 

Contamos con una red de 13 tratados de libre comercio y seis acuerdos de complementación económica. Estos 13 tratados de libre comercio nos dan acceso en condiciones preferenciales para nuestros productos en 50 países que representan más de dos terceras partes del PIB mundial y que representan un acceso a más de mil millones de consumidores potenciales.

 

México también tiene una población joven, creciente, calificada. Tenemos, como bien dijo el licenciado Enrique Jacob y el Embajador Sergio Ley, tenemos conectividad; tenemos conectividad aérea hacia el Asia Pacífico, pero también tenemos conectividad en la región hacia otras regiones del mundo.

 

México, sin duda alguna, es una plataforma para la producción, no solamente para el mercado nacional sino también para el mercado exportador.

 

Nuestros países comparten enormes retos, pero también comparten una visión: la visión de que juntos podemos sumar, de que juntos podemos avanzar en el desarrollo de nuestros países.

 

Yo los invito en estos días que la misión empresarial de Guangdong va a estar en México, a explorar la diversidad de opciones en el sector de la manufactura, en el sector servicios, en el sector agroalimentario, en una diversidad de sectores en donde estoy segura que México y China podemos sumar para poder hacer frente a los retos que nos vienen de afuera.

 

Los retos siempre han estado y siempre van a estar. Sin embargo, la fortaleza de la relación se construye a través de lazos políticos y diplomáticos, pero sobre todo se construye a través de los lazos que podamos construir con los empresarios.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.