· 

Palabras del titular de la Unidad de Inteligencia Económica Global, Sergio Silva, en la inauguración de Expo Carga 2019

Por: Redacción

Secretaría de Economía

 

 

Con la representación de la Doctora Graciela Márquez, Secretaria de Economía, me permitiré dirigir unas palabras en esta inauguración.

 

La logística es un elemento clave para el desarrollo y para la competitividad; nadie mejor que ustedes lo saben. 

 

La logística, por su carácter transversal, impacta a todas las empresas con independencia de su giro o de su tamaño. Todas requieren poner a disposición de sus clientes, suma o resta competitividad a las empresas, a los sectores, a las regiones, y por supuesto a los países.

 

Un mejor desempeño logístico favorece a las empresas y facilita el comercio doméstico e internacional. Por otra parte, el costo y la calidad de los servicios logísticos que se ofrecen son fundamentales para la rentabilidad de las empresas de todos los sectores y por tanto para el crecimiento sostenible de toda la economía.

 

En el contexto actual, el dinamismo con que se desarrolla la tecnología permite generar modelos innovadores para que las empresas accedan a los mercados y clientes, pero también impone retos en la manera en que ejecutan su logística y en cómo se vinculan a su cadena de suministro.

 

Por parte del gobierno de México tenemos la intención de impulsar el desarrollo de diversas industrias con participación en el comercio internacional, en particular de impulsar la inclusión de las pequeñas y medianas empresas en los flujos globales de comercio. Esto no lo podemos hacer sin una política sobre logística.

 

Además, se trata de fomentar la especialización del capital humano y la innovación en sectores estratégicos para la economía, como son, obviamente, el automotriz, pero también el aeroespacial, eléctrico-electrónico, de comunicaciones, minero-metalúrgico, de energía, incluyendo la renovable; de maquila, de naves industriales, transporte, etcétera.

 

En los estudios que realiza el Banco Mundial, desde el año 2007, se analiza el desempeño logístico de los países, y aquí hay que decirlo, no nos va muy bien. En dichos estudios, México ha avanzado de la posición 56 en la primera medición 2007 al lugar 51 en la que se realizó el año pasado. Es evidente que queda mucho por avanzar en este tema.

 

A nivel interno, dentro del rubro de transportes, correo y almacenamiento, el cual agrupa a diversas ramas económicas: transporte aéreo, ferrocarril, etcétera, así como los servicios de almacenamiento, estamos en presencia de una industria que representa 6.5 por ciento del PIB nacional.

 

México tiene además una posición estratégica, geográfica, que es estratégica, compartimos tres mil kilómetros de frontera con la economía más grande del mundo. Tenemos 11 mil kilómetros de litoral, y somos también un puente logístico hacia América Latina.

 

Contamos con acceso preferencial a un mercado potencial de más de mil cien millones de consumidores, debido a los tratados y acuerdos firmados con 46 naciones.

 

Tenemos una infraestructura que soporta la actividad logística del país, conformada por 76 aeropuertos, 117 puertos, 63 cruces fronterizos, etcétera.

 

México tiene una posición destacada como destino de inversión, como sitio de operaciones, además de su ubicación geográfica y el acceso a mercados por la disponibilidad de una fuerza laboral calificada y la presencia de operadores logísticos de clase mundial que evidentemente aumentan el atractivo que tiene el país para el inversionista global.

 

En la Secretaría de Economía hemos venido trabajando en dos ángulos que se relacionan con los problemas logísticos que podemos enfrentar.

 

Por un lado, está el del entorno empresarial, con acciones orientadas a fomentar la adopción de mejores prácticas entre las empresas, quienes son finalmente los usuarios.

 

Hemos realizado algunas acciones, como por ejemplo la creación del portal: DNA Logística, que es una plataforma digital pública y gratuita, que le permite a cualquier empresa, de cualquier tamaño, de cualquier giro, hacer una autoevaluación de su desempeño logístico y, de acuerdo con eso, obtener un plan puntual de mejora, recomendaciones de tecnología, etcétera, para incrementar su competitividad.

 

Tenemos también el Premio Nacional de Logística, un galardón anual que se entrega a proyectos con innovaciones logísticas que generen beneficios, tanto en lo económico como en lo social y ambiental.

 

Este reconocimiento público busca promover el uso de mejores prácticas logísticas en las cadenas de suministro, incrementar el valor agregado en la prestación de servicios logísticos y difundir la enseñanza especializada en la materia.

 

Tenemos también programas enfocados a la profesionalización del capital humano, a través del Comité de Gestión por Competencias para la Logística y Cadena de Suministro, reconocido ante CONOCER. Se busca promover la capacitación, la certificación del capital humano que se desempeña en el ámbito logístico. 

 

Estamos preocupados por la integración de cadenas de suministro mediante la realización de talleres que promuevan la colaboración de distintos eslabones de las cadenas, así como la elaboración de estudios de medición y prospectivas con la finalidad de identificar áreas de oportunidad para desarrollar política pública.

 

Trabajamos también desde una posición institucional orientada a promover el desarrollo de plataformas logísticas que permitan hacer una logística más eficiente y menos costosa, y me parece que esta es una parte clave en la que tenemos que trabajar como aliados.

 

Hace algunos años, la Secretaría de Economía en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes colaboraron para desarrollar el Sistema Nacional de Plataformas Logísticas que identifica puntos a lo largo del país en donde existe un área de oportunidad en el desarrollo de infraestructura y servicios logísticos.

 

Este Estudio propone la integración de 85 plataformas logísticas distribuidas en las distintas regiones del país en donde físicamente se realizan actividades y servicios logísticos para cumplir funciones, como apoyar los nodos de comercio exterior, el suministro del sector productivo, la distribución interna, así como concentrar una oferta de servicios que complemente el desempeño de los diferentes modos de transporte.

 

Las plataformas logísticas son infraestructuras para dar soporte a la actividad logística y de transporte de mercancías, por lo tanto, son necesarias.

 

La integración de esta Red Nacional de Plataformas Logísticas facilitaría la distribución de bienes a lo largo del territorio nacional y hacia el exterior, y ayudaría a que las empresas instaladas en el país realicen sus actividades de una forma más eficiente y menos costosa.

 

En meses pasados enviamos a cada una de las entidades del país una propuesta sobre las oportunidades identificadas en el Sistema Nacional de Plataformas Logísticas, para su análisis, retroalimentación e identificación de iniciativas en las que podamos sumar esfuerzos.

 

La finalidad es generar una radiografía actual del país, para definir las carencias que deberán resolverse y las oportunidades que pueden aprovecharse.

 

La finalidad es contar con un marco de acción claro que permita a todos los actores involucrados sumar esfuerzos para avanzar en la consolidación de un sistema logístico que favorezca la competitividad del país. 

 

México ha sido una economía abierta durante muchos años, sustentada en una política comercial multilateral libre, transparente, y bajo la presente administración el país continuará en este camino, y buscamos mejorar su economía esforzándonos por integrar a México, de mejorar la integración de México en las cadenas globales de valor y fortalecer las relaciones con sus socios comerciales.

 

En este sentido, nuestro trabajo ha sido seguir identificando áreas de mejora en los acuerdos comerciales vigentes entre México y sus socios comerciales, ya que muchos de ellos no son lo suficientemente, digamos, nuevos, para las nuevas tendencias que hay en los flujos comerciales.

 

Ya dimos pasos en ese camino, con la modernización del TLCAN, con la modernización del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea y la negociación del CPTPP, pero aún existen temas pendientes por resolver en otros acuerdos comerciales vigentes, y seguimos trabajando en ello.

 

Finalmente, estamos trabajando para incluir medidas de facilitación del comercio que eliminen muchas de las barreras logísticas, administrativas, que obstaculizan el comercio y la competitividad.

 

De manera particular, estamos trabajando en un proyecto que incluye el desarrollo de actividades productivas en el sur-sureste del país.

 

En todo esto, consideramos que la Secretaría de Economía, Expo Carga, sus organizadores, son claramente nuestros aliados.

 

Así que, siendo las 11.38 horas, del día martes 25 de junio de 2019, a nombre de la Doctora Graciela Márquez Colín, declaro inaugurada la Cargo Week Americas (CWA) Expo Carga 2019.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.