· 

Presidente López Obrador inicia segunda etapa de la estrategia para atender adicciones en jóvenes, niñas y niños mexicanos

Por: Redacción

Gobierno de México

 

 

Un esfuerzo sin precedentes ha puesto en marcha el gobierno federal en la implementación del modelo que aborda con seriedad, bases científicas y de manera estructural el fenómeno de las adicciones. En el nuevo régimen, el Estado mexicano asume su responsabilidad y a partir de la estrategia nacional Juntos por la Paz, incluye a todas y todos en la solución de un problema largamente postergado.

 

En diálogo con medios de comunicación, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó la segunda fase de la campaña para informar, orientar y atender a las y los jóvenes sobre el consumo de drogas, las adicciones y sus consecuencias.

 

Hizo énfasis en la ausencia de un contrapeso a la falsa ilusión que se presenta a las y los muchachos en cuanto a satisfactores inmediatos que provoca consecuencias graves sin que cuenten con herramientas de decisión:

 

“Hemos decidido dar a conocer todo el sufrimiento que significa el tomar el camino de las drogas. Desde luego, no es una campaña aislada, se inscribe en el plan de atender las causas que originan la drogadicción, la inseguridad y la violencia.”

 

Recordó que de inicio se impulsan acciones de bienestar a través de distintos programas que ofrecen opciones de trabajo y estudio a los jóvenes. Simultáneamente, la campaña tiene como objetivo reducir el consumo de drogas desde el fortalecimiento de las instituciones.

 

Estrategia da un giro de 180 grados al modelo tradicional: López-Gatell

 

Durante su intervención, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez destacó:

 

“Una de las decisiones centrales del Estado mexicano en la Cuarta Transformación es dar un giro de 180 grados al paradigma tradicional de prevención de drogas.”

 

Entre los factores del fenómeno de las adicciones mencionó la demanda como un proceso social, económicamente inducido, pero también como un problema de salud pública que considera entre las causas más importantes la ausencia de espacios de escucha en las propias familias, así como la violencia doméstica y la violencia de género que arrojan altos índices de homicidios y suicidios. Igualmente, mencionó la presencia de un sistema económico que incentiva el consumo de sustancias ilícitas.

 

A ello se suma el propio funcionamiento del cuerpo humano que recibe una satisfacción inmediata a nivel fisiológico, así como el atractivo que representa para las y los jóvenes pertenecer a grupos dedicados a las actividades delictivas, sin que a la fecha se les ofrezca un espacio armónico para la construcción de su personalidad.

 

El error del modelo tradicional, señaló, es haber criminalizado a los jóvenes por las circunstancias descritas, lo que resulta en una gran cantidad de muchachos en prisión.

 

El subsecretario López-Gatell detalló que Juntos por la Paz es un compromiso colectivo donde todas y todos participamos para ofrecer una sociedad justa más allá del ámbito jurídico.

 

Agregó que la estrategia tiene carácter instrumental porque se busca una verdadera vinculación entre las instituciones. El segundo componente es la territorialización, lo que significa el acercamiento a los jóvenes sin la dinámica burocrática, sino rescatando espacios públicos que representen una verdadera atención.

 

Informó que la estrategia inicia en la región de Tierra Caliente, en Michoacán, así como otros municipios del país, y se usará el modelo de atención a jóvenes del IMSS Bienestar y del Instituto Nacional de la Juventud (Injuve), así como siete mil 800 Semilleros de Cultura por la Paz de la Secretaría de Cultura.

 

De la criminalización a la libertad; una estrategia humanista: Conadic

 

Por su parte, el comisionado nacional contra las Adicciones, Gady Zabicky Sirot, explicó que la estrategia dará un giro “de la criminalización y la mano dura hacia la libertad, la ciencia, el libre desarrollo de la personalidad”.

 

Agregó que la nueva cara de la estrategia será humanista, médica y diseñada para ayudar a la población, llevando a su mínima expresión el uso de la fuerza pública. Asimismo, se dará atención a la salud mental y una diferenciación clara desde el ámbito científico:

 

“Queremos darle un sentido de medicina basada en evidencias, es ilegítimo el tratar de argumentar hechos científicos contra creencias; y en ese sentido nosotros creemos que la ciencia, la epistemología, ponga de frente, sobre la mesa, cuáles son las sustancias que realmente generan un problema de salud, quién es un usuario, quién es un criminal, quién es una persona que necesita ayuda, quién es un usuario adulto responsable.”

 

Dijo que el foco de atención serán las niñas, los niños y jóvenes del país, y que mejorar sus condiciones de vida tendrá repercusiones positivas en el cumplimiento de los objetivos.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.