· 

Mercenarios de mentiras

Por: Lorena G. Galván

El Mirador Economía

@loreeAsecas

 

 

Estos individuos son el ejemplo perfecto del trastorno antisocial de la personalidad; pues disfrutan y son expertos en provocar miedo, ansiedad, preocupaciones, sufrimientos, desasosiego, desesperanza en su entorno, llegando a desarrollar peligrosamente una psicopatía.

 

El problema es que existe una enorme cantidad de información falsa, cuyo objetivo principal es inundar de datos truqueados, videos editados, cifras infladas, columnas de opinión maliciosa en periódicos populares, con el fin de promover una imagen simulada y artificial para confundir a la población; creando pánico y vulnerando a las personas, poniendo en riesgo su salud tanto física como mental.

 

Sucede que entre tanto bombardeo de noticias, nos hemos convertido en la generación con más información y al mismo tiempo la más desinformada. Y es que las noticias corren como la pólvora en las redes sociales como Facebook, Twitter, WhatsApp entre otras.

 

El quid de la cuestión reside en que muchas personas se aprovechan de esta ventana de información para intentar sacar tajada política o económica, montando un escenario en el que ajustan la información con las características que a ellos les conviene y de esta forma obtener una ganancia.

 

La desinformación lamentablemente está a la orden del día, hay periodistas bastante ruines, que por ambiciones o intereses ocultos publican cualquier tipo de cosa, en un afán de protagonismo o de plano por lo que comúnmente le llaman “chayote”, son capaces de vender su alma optando por comprometer su credibilidad y profesionalismo a cambio de sensacionalismo, esperando la tragedia y si no llega pues inventándola, como si solo se tratara de ganar audiencia a “cualquier precio”, aunque el costo sea muy alto, incluso vidas, y van por ahí estas personas con la frente muy en alto orgullosos de ese bucle perverso que ellos mismos crearon y el cual primero alimenta la desconfianza y miedo generando caos y miseria, para posteriormente ellos mismos recoger los frutos del pánico generado en forma de cuota de pantalla. Por eso sostengo que los promotores de las "fake news" caen perfectamente en trastorno antisocial de la personalidad.

 

Estos traficantes de falsedades con un trastorno antisocial de la personalidad importante, conllevan a un comportamiento explotador, basado en la firme idea de sentirse superiores y la irracional convicción de que sus necesidades están por encima de los demás, esa idealización los motiva a aprovecharse y utilizar a sus semejantes sin sentir el más mínimo remordimiento (todo lo contrario, les causa un placer morboso y bastante perturbador), al considerar que ellos están por encima del resto, incumplen las normas sistemáticamente y son incapaces de asumir responsabilidades, y no por falta de habilidades, sino por falta de voluntad; toman como estandarte la libertar de expresión para propagar su veneno con libertad; no sienten la menor

empática ni respeto por sus congéneres.

 

Como población somos bastantes vulnerables a creer noticias falsas y sin pretender, ayudar a difundirlas; decía Charles Bukowski “el problema con el mundo es que la gente inteligente está llena de dudas, mientras que la gente estúpida está llena de certezas”, así que está bien dudar.

 

Ante esta situación mundial, lo que menos debemos hacer es caer en el engaño; el presente que estamos viviendo no es fácil, implica sacar lo mejor de nosotros desde empresarios, trabajadores, hijos, padres, hermanos, amigos y como sociedad en general; muchas veces nos sentiremos abrumados, preocupados y es ahí donde nos sostiene esta red de apoyo: la familia y los amigos.

 

Es importante saber qué leemos y a quién se la compartimos, ¿cómo podemos identificar una noticia falsa? Pues es a veces difícil, sin embargo podemos comenzar con leer la nota completa y no y solo los títulos, esto te ayudará a descubrir a partir de su contenido si la información es veraz o no; también puedes hacer una búsqueda sobre si hay más notas del tema; otra manera de descubrir una "fake news" es saber quién la escribe, me refiero a que hay periodistas muy famoso y con renombre que han sido ampliamente expuestos como mentirosos, un ejemplo de esto podría ser Carlos Loret, a quien se le ha desenmascarado hasta el cansancio todas las manipulaciones, falsedades y teatros que ha montado, tanto así que fue capaz armar todo un circo y ayudar a encarcelar a una persona que hoy sabemos era inocente solo para conseguir rating, posicionarse y respaldar a un grupo de personas que posiblemente eran las delincuentes.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.