· 

Fatiga emocional en el sector salud

Por: Lorena Galván

@LoreeAsecas

El Mirador Economía

 

 

¿Les ha sucedido que sienten un cansancio extremo o debilidad en general, incluso al despertar? Últimamente todos hemos estado expuestos a mucho estrés, por situaciones de salud, de economía, de trabajo, problemas familiares, de convivencia, de soledad, entre otros; esta situación puede provocar en las personas fatiga emocional la cual se pude exteriorizar de manera física o emocional y podría llegar a ser incapacitante; esta fatiga es consecuencia del exceso de demanda a nuestro sistema, exigiéndole más de lo que puede dar, o en su defecto, de no darle tiempo suficiente a que se recupere entre desafío y desafío.

 

El agotamiento emocional no llega de golpe, es algo que va sucediendo paulatinamente; es normal hasta cierto punto que estando en esta circunstancia mundial tan adversa, nuestro organismo comience a tener estragos físicos, mentales y emocionales.

 

Es importante poner atención a nuestras emociones como ya les había dicho antes, el agotamiento emocional es progresivo, poco a poco y lentamente nos va envolviendo hasta desmoronarnos, colapsándonos literalmente, inundándonos de desesperanza.

 

Como psicóloga y trabajadora del sector salud, atiendo constantemente al público, estoy en continuo contacto con mis compañeros de todas las categorías, habiendo una constante muy particular que se ha acentuado y por supuesto me preocupa: ver a mis compañeros decaer emocionalmente. Yo misma he notado que mi ánimo mengua de vez en cuando; esta nueva realidad es complicada, puesto que nunca estamos preparados para momentos que nos transforman. Existe una auténtica preocupación referente a el COVID-19, dudas respecto al equipo, a las medidas de seguridad, al legítimo miedo de morir o contagiar a algún familiar. Trabajar en el sector salud supone cierto riesgo; solo que nunca se había sentido tan real como hoy; y si le sumamos a lo riesgoso la actitud negativa que muchas personas han adoptado hacia el personal, ha ocasionado que se profundice la sensación de estrés, enojo, miedo, ganas de tirar la toalla; llegando al susodicho agotamiento emocional.

 

A mi parecer, al personal de salud hablando de todas las categorías, no se le está otorgando el reconocimiento, el afecto, la consideración que merece; si bien es cierto que ellos solo están haciendo su trabajo, este conlleva una serie de riesgos e incomodidades extremas para cada uno; se espera que “rindan” todo el tiempo; pero a veces parece que olvidamos que ellos también tiene necesidades, y aunque en este momento son los grandes héroes, la verdad es que son igual de humanos que el resto y no pueden ni tienen por qué aguantarlo todo, no les permiten el acceso al banco, pretenden echarlos de sus departamentos, les tiran cloro, les agreden en los camiones, cuando ellos lo único que están haciendo es salvar vidas.

 

Particularmente, tengo la teoría de que todas estas actitudes nefastas que algunas personas están teniendo hacia médicos y enfermeras provienen de la desinformación, de la ignorancia, del miedo, pero también de un agotamiento emocional generalizado en la población; me queda claro que tener que estar guardados en su casa, tampoco es fácil, es un golpe tremendo a su economía, la constante convivencia sin tener tiempo ni espacio para uno mismo, y no saber en realidad cuando va a concluir esto, es insoportable: el ambiente se vuelve hostil.

 

Las consecuencias del agotamiento emocional pueden escalar a problemas graves como trastorno depresivo mayor, trastorno de ansiedad, problemas con autoestima, entre otros.

 

La mejor prevención del agotamiento emocional siempre será aprender a gestionarnos emocionalmente de una manera saludable, pero ¿cómo hacerlo?

  • Primero que nada, dejen de violentar al personal de salud, comprendan que en un momento dado, son ellos quienes atenderán a nuestra familia y a nosotros mismos, y no solo hablo de la pandemia, hablo de tantas otras enfermedades. El personal de salud, merece todo nuestro respeto y consideración. No seamos la criptonita de nuestros héroes.
  • Identifica la causa de tu agotamiento emocional, ¿qué te lo está provocando? Por ejemplo, supongamos que el problema que origina el agotamiento emocional es el aislamiento debido a la pandemia.
  • Una vez que tenemos claro el origen del agotamiento emocional, hay que enfrentarlo. Efectivamente, estamos en una pandemia y por el momento, no podemos salir a ningún lado y no debemos permitir las visitas; nos hacemos a la idea de que esta situación es temporal, eventualmente será seguro poder salir; mientras tanto podemos ocupar el tiempo en nosotros mismos, hacer lo que postergamos tanto.
  • No compliques tu situación estresante, ¿qué quiero decir?, si sabes de antemano que estamos en una cuarentena, no salgas, recuerda que la razón de ésta es protegerte a ti y a tu familia, si tú en un momento de desesperación sales porque te pica estar en tu casa y vas a ver a tu mamá, y le llevas el virus y ella fallece, habrás complicado muchísimo tu situación emocional, recuerda que la cuarentena no solo es para protegerte a ti, sino también a tu familia.
  • Aclara tu mente, has ejercicios de respiración, si te cuesta trabajo existen ejercicios muy buenos de meditación guiada en plataformas, ¿por qué son importantes?

 

Debido a que este tipo de ejercicios de respiración bajan el ritmo cardiaco, provocan tranquilidad y te ayudan a dormir mejor.

  • Dormir, comer lo más sano que podamos e hidratarse correctamente es muy importante, son necesidades básicas según Maslow.
  • Intentar comunicarnos asertivamente, esto es fundamental para solucionar muchos malestares emocionales y evitará conflictos.

Aprovecho para agradecer a todos mis compañeros del sector salud, que están dejando la piel en sacar adelante todo esto, las agradezco muchísimo a los médicos y enfermeras que dejaron su vida protegiendo la de otros.

Al resto de mis lectores, cuidemos a quienes nos cuidan.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.