· 

Las Distorsiones cognitivas

Por: Lorena G. Galván Salas

Psicóloga Clínica.

@LoreeAsecas

El Mirador Economía

 

 

Distorsiones cognitivas son las maneras mal interpretadas de la información lo cual provoca resultados  negativos. El bienestar o la desdicha depende en gran parte de cómo vivimos, se suele decir que la felicidad es solo un punto de vista, pues muchas veces no son los acontecimientos en sí lo que liberan nuestras emociones sino la interpretación que les damos. Evidentemente hay circunstancias extrínsecas que influyen en nuestras emociones, por ejemplo si un familiar fallece es normal sentirse triste, o si perdemos el empleo es indudable que sentiremos preocupación. Las distorsiones cognitivas NO son sobre estos casos, es más bien cuando en una contexto normal, nuestra percepción nos juega una mala pasada, habla de cómo percibimos y de qué forma interpretamos.

 

Ya que se dejó claro que las distorsiones cognitivas son interpretaciones equivocadas de la realidad que nos llevan a percibir los entornos de forma poco objetiva, es importante señalar que este tipo de pensamientos se presenta de forma automática desencadenando emociones negativas, lo cual estimula  al individuo a realizar conductas no desadaptativas.

 

Y ¿Qué sucede entonces? Nos enrollamos en un bucle, puesto que al tener estas conductas disfuncionales obtendremos un resultado negativo, el cual reforzara el esquema cognitivo que generó inicialmente la distorsión intensificándola.

 

La manera en la que se articulan es en términos imperativos categóricos, son aparentemente espontáneos, breves, específicos, discretos, con tintes dramáticos y catastróficos, son aprendidos y sobre todo son difíciles de desviar.

 

Las Distorsiones cognitivas, por ponerles un ejemplo, juegan un papel trascendental en trastornos como la depresión, la ansiedad, las fobias entre otros; sin embargo, en general todos hemos presentado en diversas ocasiones distorsiones cognitivas y saber detectarlas nos ayuda a tener actitudes más realistas y positivas.

 

Les explicare de manera puntual y muy resumida los tipos más frecuentes de Distorsiones cognitivas:

 

1.- Subgeneralización: es la fuerte tendencia a creer que si algo ha ocurrido alguna vez, ocurrirá otras muchas veces. Ejemplo: “Ana fue a una entrevista de trabajo, no lo consiguió. Entonces, Ana piensa que nunca conseguirá un trabajo”.

2.- Maximación y minimización: consiste en magnificar nuestros errores y  minimizar nuestros éxitos, exaltando y maximizando los éxitos de los demás.

3.- Personalización: es cuando nos sentimos totalmente responsables de acontecimientos en los que apenas y hemos participado o quizá y ni hemos participado. Un buen ejemplo de esto es suponer que todo lo que la gente hace o dice tiene que ver directamente con uno mismo. “Arturo me está viendo feo, seguro está molesto conmigo”.

4.-  Abstracción selectiva: es centrar la atención en aspectos negativo, olvidando  completamente lo positivo. Es algo similar a una  “visión de túnel” un buen ejemplo: “Georgina escribe en un blog y recibe muchos comentarios positivos, pero a una persona no le gusto lo que escribió Georgina en el blog, y entonces Georgina se enfoca más en el comentario negativo que en los positivos”.

5.-Pensamiento polarizado: es el clásico blanco y negro, bueno y malo, es una de las distorsiones cognitivas más utilizadas en discusiones con los demás cuando empleamos términos como Nunca, Siempre, todo o nada

6.- Razonamiento emocional: es la suposición por parte de las personas de que sus emociones reflejan como son las cosas, en pocas palabras, creer que lo que se siente emocionalmente es cierto necesariamente.

7.- Afirmaciones de “debería”, “tengo que”: son creencias estrictas de cómo deberían ser los sucesos, las exigencias centradas en uno mismo pueden llegar a favorecer la autocrítica, por otro lado, las dirigidas exigencias hacia los demás favorecen la rabia.

8: Inferencia arbitraria: es dar por hecho ciertas cosas a pesar de que no haya evidencia de ello. Son prejuicios, conclusiones impulsivas basándose en nada o escasa información. Y aquí hay de dos tipos:

-Adivinación del pensamiento: creer saber lo que piensan los demás y por qué actúan de tal o cual forma. Ejemplo: ÉL se está burlando de mí”.

-Adivinación del futuro: esperar que las cosas salgan mal, sin permitirse la posibilidad de que sean neutras o positivas. “Margarita tiene una entrevista de trabajo, antes de salir de su casa ya está convencida de que NO le darán el trabajo”

9. Sesgo confirmatorio: interpretar la realidad de manera que confirme nuestras creencias previas. Ejemplo: “me he equivocado, si es que ya sabía que yo no sirvo para esto”.

10.- Falacia de la recompensa divina: Pensar que en un futuro los problemas mejorarán por sí mismos sin tomar una actitud proactiva. Ejemplo: “mi jefe me está explotando, pero estoy tranquilo porque el tiempo pone a cada uno en su sitio”.

 

Bien, ahora que pusimos sobre la mesa que todos en alguna ocasión hemos caído en Distorsiones cognitivas, ¿qué podemos hacer al respecto? El primer paso es detectarla, existen  técnicas en psicoterapia que trabajan directamente en este tipo situaciones, se llaman  técnicas de reestructuración cognitiva. Aquí el psicólogo ayuda a la persona a identificar las creencias erróneas que ha desarrollado, lo siguiente, es trabajan juntos para desarrollar pensamientos distintos de interpretación de las situaciones; el psicólogo le da herramientas a la persona para que aprenda a  cuestionar la validez de sus propios esquemas cognitivos y a sustituirlos por pensamientos alternativos más realistas en los que le harán sentir emociones positivas y provocara conductas más óptimas.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.