· 

Gaslighting:

Por: Lorena G. Galván

@LoreeAsecas

El Mirador Economía

 

 

Quizá la palabra Gaslighting no sea muy usada en la cotidianeidad, sin embrargo es un tipo de violencia muy utilizada debido a su sutiliza, consiste en hacer dudar a una persona sobre su propia estabilidad emocional, sobre su memoria y su percepción mediante la manipulación. Frases como “estas loca”, “qué exagerada” son de las más utilizadas en este tipo de violencia.

 

El término Gaslighting proviene de una película Hollywoodense de 1938  llamada de esa forma (Gaslighting), la película versa en que un hombre manipulaba a su mujer para convencerla de que ella había perdido la razón, escondiéndole objetos como cuadros, alhajas, entre otras cosas y haciéndole creer a ella misma había sido la responsable de la situación, le hacía creer que ella tenía problemas con la memoria y que veía cosas que no correspondían a la realidad, él hacia todo esto  con la intención de robarle la fortuna, el esposo lleva a tal extremo a la mujer que ella realmente siente que esta loca, le provoca ansiedad y depresión, al fina y perdón por el spoiler, el abusador es desenmascarado por un investigador quien descifra la situación.

 

En este tipo de violencia, se ve implicado al circulo social de la victima ya que el agresor también intentara hacer ver que efectivamente la victima esta loca o loco, o exagerado o exagerada.

 

Ejemplifiquemos algunos tipos de escenarios. Por ejemplo, tú puedes decir:

"Me dijiste tal cosa y eso me lastimo mucho" y el abusador dice "otra vez con eso, yo jamás dije eso, otra vez estas imaginando cosas” ahí planta la semilla de la duda.

 

También podría darse de esta forma:

 

"Me siento muy mal cuando haces tal cosa", a lo que el abusador responde "tú eres muy sensible, solo era una broma".

 

Una de mis pacientes me conto una vivencia de Gaslighting,  ella tenía collar de perlas muy fino que su papá le había regalado, en una ocasión fue con la familia del esposo a un viaje familiar (en una navidad), y alguien le robo el collar, mi paciente lo busco desesperadamente, el esposo le decía que quizá ella no había llevado el collar, que probablemente lo había olvidado, pero ella estaba segura de que lo había metido a la maleta, obviamente toda la cena de navidad ella estaba distante y preocupada por el collar, ella refiere que se sentía un ambiente tenso en la familia del esposo; al regresar de las vacaciones, su esposo fue directo a la habitación, abrió un cajón y saco un collar de perlas de platico y le dijo que ese era su collar, que ella se había equivocado, que no lo había llevado a la cena y que ella era culpable de haber arruinado el viaje; en consulta ella me dice que ese collar no es el suyo, para empezar porque el de ella es de perlas y no de plástico y además de eso, ni si quiera tiene la forma de su collar, incluso saco una foto de ella usando el collar de perlas para mostrarme como no tenía nada de parecido el collar que ahora le decían que era el suyo; comenta que incluso, le mostro la foto al esposo y el simplemente dijo que él los veía igual y que ella estaba loca. Ella para no continuar con la discusión acepto lo dicho.

 

Este tipo de manipulación es muy recurrente en relaciones toxicas y puede alejarnos de nuestros seres queridos, ya sean amigos o familia.

 

La psicóloga Robin Stern en su libro “The Gaslighting effect” nos refiere 10 señales para identificar si estamos siendo víctimas de Gaslighting:

 

  • Te cuestionas tus ideas o acciones constantemente.
  • Te preguntas si eres demasiado sensible muchas veces al día.
  • Siempre te estás disculpando: a tu padres, a la pareja, al jefe.
  • Te preguntas por qué no eres feliz, si aparentemente están pasando tantas cosas buenas en tu vida.
  • Constantemente ofreces excusas a tus familiares o amigos por el comportamiento de tu pareja.
  • Te ves a ti mismo reteniendo u ocultando información para no tener que explicar o dar excusas a parejas o amigos.
  • Empiezas a mentir para evitar que te cambien de realidad.
  • Te cuesta tomar decisiones, incluso aquellas simples.
  • Sientes que no puedes hacer nada bien.
  • Te preguntas si estás siendo lo suficientemente buena hija/amiga/empleada/novio/a constantemente.

 

También hay señales (del agresor)

 

  • Miente compulsivamente
  • Niegan la realidad a pesar de las pruebas
  • Utilizan refuerzos positivos
  • Proyectaran sus propios sentimientos hacia ti, por ejemplo, si se siente inferior, te hará sentir a ti inferior.
  • Son muy manipuladores e insistentes

 

Este tipo de manipulación como hemos podido observar a lo largo del artículo, es muy sutil, las maneras de afrontarlo

 

  • Confía en tu intuición: Si sientes que algo no está bien, préstale atención
  • No busques la aprobación: no estamos obligados a coincidir en todo en las relaciones, cada quien puede tener su punto de vista (Esto solo es recomendable en casos de Gaslighting, ya que en cualquier otro contexto, como en una discusión en la que los argumentos de la otra persona son sólidos, puede convertirse en una excusa para no admitir que no tienes razón y, en definitiva, en una herramienta de la disonancia cognitiva)
  • Recuerda que las emociones no son ni buenas ni malas y nadie te puede decir si lo que sientes es cierto o no. Si tú dices "eso me hizo sentir mal, o agredido" no lo estás sometiendo a debate.
  • Mantén tus límites y mantente firme si alguien te esta faltando el respeto es completamente valido decir que no te sientes cómoda o cómodo.

 

Recuerda que nadie puede menospreciar ni invalidad tus sentimientos. En las relaciones es muy importante la comunicación, si no te sientes seguro o segura de tal o cual situación es indispensable hablar clara y respetuosamente con el otro; a veces para evitar confrontaciones vamos alimentando el problema. Y si te encuentras en una relación toxica, debes alejarte, ten en cuenta que muchos finales no son felices, pero son necesarios para serlo.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.