· 

Generación de cristal

¿Realmente podemos decir que la generación de los Centennial o generación Z es una generación frágil como el cristal?

Por: Lorena G. Galvan

@LoreeAsecas

El Mirador Economía

 

 

Quiero comenzar este artículo con una cita:

 

“La juventud de hoy ama el lujo, es maleducada, no respeta la autoridad, no respeta a sus mayores y chismorrea cuando deberían trabajar; los jóvenes contradicen a sus padres, fanfarronean en la sociedad y  tiranizan a sus maestros” lo asombroso de esta cita es que es de hace 2500 años y la utilizó Sócrates el padre del pensamiento occidental, refiriéndose a la siguiente generación a la generación de platón.

 

Cada vez que los mayores hablamos sobre las siguientes generaciones, hablamos de sus defectos, principalmente en lo flojas que son. Lo cierto es que la juventud siempre se ha distinguido por nadar contra corriente, y siempre son vistos ante los ojos de la generación previa como “menos capaces”. Sin embargo, el mundo ha mejorado en cuanto a derechos y libertades y progresa en necesidades y justicia.

 

Para los que no tengan muy claro quienes son la generación Centennial o generación Z, son aquellos nacidos entre 1995 y el 2000, lo que caracteriza a esta generación es que nacieron en una era tecnológica, en la que las redes sociales juegan un papel importante en las dinámicas sociales, tiene muchas habilidades audiovisuales, han crecido sobreprotegidos, han tenido muy  poco tiempo jugando sin supervisión por el miedo de sus padres a los espacios no seguros; datos clínicos de especialistas psicólogos y psiquiatras  arrojan que la generación Centennial  tienen mucho más altas tazas de depresión, ansiedad y suicidio.

 

El ensayista, investigador y financiero libanés nacionalizado estadounidense Nassim Taleb, habla de lo “antifrágil” y lo explica como aquello que necesita el desorden para sobrevivir y florecer, refiere que hay cosas que son frágiles como  una copa de vino o una taza de porcelana, otras son resilientes como un vaso de plástico y otras son antifrágiles porque necesitan estresores y desafíos (como nuestro sistema inmunológico), Taleb señala  que los niños son antifrágiles porque necesitan desafíos para crecer, aprender y hacerse más fuertes, también señala  que la ultra seguridad que se les brinda, no les hace del todo bien, pues entorpece su proceso de crecimiento y fortalecimiento; supongo que esta idea se podría englobar en hay una frase que dice: prepara el niño para el camino y no el camino para el niño”.

 

A mí no me gusta calificar a la generación Centennial como de cristal, me parece un término peyorativo, se les acusa con ligereza de hipersensibles, se les dice de cristal como metáfora para manifestar la opinión de que se “romper” al menor contacto con la adversidad, ante la frustración, comprendo perfectamente que la razón de que los padres hayan tenido que “sobre proteger” a sus hijos  es por la violencia que ha incrementado en el mundo, hablamos de secuestros, violaciones, tráfico de infantes, entre otras.

 

Estoy completamente de acuerdo en que enseñarles a las personas a victimizarse es una pésima idea, y es contrario a los principios de la psicoterapia, ya que todos sea cual sea nuestra generación, tenemos que hacernos responsables abrazar la coherencia y la libertad, y justo por eso es que me brinca tanto que se haya decidido calificar de débiles a una generación que tiene el valor de alzar la voz cuando las demás callan.

 

Entonces, si bien la generación Centennial, por la manera en que ha venido evolucionando el mundo, se ha desarrollado con dinámicas sociales diferentes, no tuvo la oportunidad crecer con este contando que nos daba el juego libre y lo sustituyo con las redes sociales, según lo que demuestran los estudios tiene escasa tolerancia a la frustración, depresión y ansiedad, también es una generación más sensible y eso no sinónimo de debilidad; es más sensitivo a los temas sociales y de justicia, tiene menos prejuicios en cuando la diversidad sexualidad, igualdad y equidad. Lo que intento decir es que la generación Centennial, como el resto de las generaciones tiene sus pros y sus contras, esto se debe a la evolución y a la adaptación intrínseca. Creo que debemos dejar de ofender y menospreciar a las generaciones más nuevas, por supuesto que van carecer de experiencia porque ese rasgo tiene la juventud, en vez de  criticar y señalar, mejor acompañar y enseñar, crezcamos y evolucionemos juntos.

 

Sobre todo, antes de decir que la generación de cristal es frágil porque se queja, es intolerante y desobediente, échense una platicadita con una persona de la generación baby boomer y pregúntenle qué piensa de nuestra generación. Romper moldes hace ruido, molesta e incómoda, pero es necesario para la adaptación.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.