· 

Body Shaming

Por: Lorena Galván Salas

@Loreeasecas

El Mirador Economía

 

 

Dentro del argot feminista, existen muchos términos uno de ellos es body shaming, esto es literalmente que nos hagan sentir vergüenza por nuestro cuerpo, por el simple hecho de no encajar en los cánones de belleza tradicionales, esto la sociedad lo ha alimentado desmedidamente y los medios de comunicación se han encargado de impulsarlo bombardeándonos con  publicidad en donde nuestra valía se sustenta en el físico, principalmente en nuestras medidas.

 

Es totalmente inquietante que se burlen o menosprecien a una persona por el tamaño de su pecho, o de si es lata o si es muy baja, si es muy delgada o si es gorda, si sus facciones son anchas o finas, si tiene o no celulitis; y es que es alarmante que no nos demos cuenta que la bella no se mide con la talla de tu ropa.

 

El Body Shaming ha cobrado importancia y cualquier persona puede sufrirlo, ya sea por parte de su pareja, o de sus amigos incluso dentro de la familia  padeciendo críticas, agresiones y burlas; tiende a ser exponencial en redes sociales.

 

Supongo que alguna vez, en algún momento nos ha sucedido o hemos escuchado que alguien desvalorizar a otra persona por su físico. Frases como: “está bien bonita, lástima que este gorda”, o “eres demasiado alta” o “te hace falta más carnita”, este tipo de comentarios son misiles a nuestra autoestima.

 

Todos los seres humanos somos diferentes, tenemos cada uno una complexión, unos rasgos, un tono de piel, un color de ojos, y eso no es algo que se pueda cambiar. Lamentablemente cuando se le critica duramente o se le cierra oportunidades a las personas por cuestiones de cánones de belleza, provoca no solo la baja autoestima sino que se orilla a la persona a poner en riesgo su vida, con cirugías, con dietas “mágicas”, pastillas “milagrosas”, incluso puede llegar al suicidio.

 

La belleza es una cosa de percepción, y esa “belleza” pasa a segundo plano cuando se le conoce a la persona, cuestiones como el humor, la personalidad, la generosidad, la inteligencia, es lo que en realidad atrae, al final, lo importante es lo de adentro, la belleza está en los ojos de quien mira.

 

Hemos permitido que la mercadotecnia determine lo  que aceptamos como belleza y lo que no, sin embargo poco a poco, a través de la concientización  vamos combatiendo actitudes tan despreciables como el Body Shaming, hoy tenemos a Winnie Harlow quien es una modelo extraordinariamente guapa con vitíligo, tenemos a Nyakim Gatwech mejor conocida como “La reina Oscura” a quien por cierto, se le sugirió en algún momento de su vida que se blanqueara la piel; hay varios ejemplos de cómo la belleza no necesariamente tiene que venir envasada y empaquetada y etiquetada en solo una presentación, hay una gama inmensa de bellezas, de todos colores, tamaños y tipos. 

 

Si alguna vez has sufrido de Body Shaming, es importante que tomes en cuenta estas recomendaciones:

 

·       Primero que nada, no seas tu propio verdugo, no te auto flageles repitiéndote lo que otros dices de ti.

·       Si sientes que necesitas ayuda profesional,  ¡hazlo!, a veces las heridas son profundas y no se alcanzan a ver.

·       Aléjate de las personas que constantemente te lastiman, no estás obligado u obligada a tolerar faltas de respeto o situaciones donde te menosprecien o denigren.

·       No caigas en repetir la conducta de Body Shaming.

 

 

Quiero cerrar este articulo con algo que decía Ortega y Gasset: “La belleza que atrae rara vez  coincide con la belleza que enamora

 

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.