· 

Prietitos en el arroz

217 días de confinamiento

Por: José Luis Avendaño C.

El Mirador Economía

 

“La utopía cardenista pudo ser porque

fue práctica: se montó sobre una onda

de recuperación de la economía mexicana”.

Adolfo Gilly

 

 

1

Anteayer fue Joaquín El Chapo Guzmán. Ayer fue Genaro García Luna. Hoy es Salvador Cienfuegos Zepeda. La madeja de corrupción y complicidad en torno al narcotráfico se va desenredando. Pero, no desde aquí, en México, sino en Estados Unidos. Y nuestras autoridades, que no fueron ni consultadas ni informadas, nada sabían ni tenía una carpeta de investigación. Lo que confirma que, en los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, mientras se llevaba a cabo una guerra contra las drogas, con su estela de violencia, muertes y desapariciones, se erigía un narco estado, en el que se privilegió a un cártel sobre otros.

 

Con ello, se rompió el equilibrio para repartirse territorios de producción y trasiego, así como mercados de distribución y consumo, haciéndose más cruenta la guerra, que únicamente supuso alborotar el avispero.

 

Se dirá que es un prietito en el arroz, que no vale la descalificación, a rajatabla de toda una institución con un aura de disciplina. Pero, la detención en Los Ángeles, California, el 15 de octubre, del secretario de la Defensa Nacional en el pasado sexenio, alias El Padrino, acusado de lavado de dinero, tráfico de heroína, cocaína, metanfetamina y marihuana, representa un golpe a las fuerzas armadas, cuyo comandante en jefe es el presidente.

 

Un organismo, el Ejército, cuyo comportamiento tiene fama de ser leal e institucional, y a las que en este gobierno de la 4T se le han encomendado tareas que rebasan sus tradicionales funciones de seguridad nacional y seguridad pública, ésta última tarea ante la insuficiencia y deficiencia de los distintos cuerpos de la policía, superada en armamento y logística por el crimen organizado que, como se ve, opera fuera y dentro del Estado.

 

Se suma a la detención y juicio de García Luna, ex secretario de Seguridad Pública del gobierno de Felipe Calderón. Los tres: el Chapo, García Luna y el general Cienfuegos, tienen el mismo juez en Nueva York, en lo apunta ser un mega proceso en el estarían en la mira otros personajes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reitera que la corrupción es el principal problema del país, que habría llegado en el modelo neoliberal a niveles insospechados, pero que no deja de ser mediáticamente rentable. Que se investigue el papel de la Agencia Antidrogas estadunidense (DEA, por sus siglas en inglés), afirma, o la operación Rápido y furioso (como la saga cinematográfica), que nos hablan de un injerencismo del Tío Sam en los asuntos mexicanos.

 

Como resultado natural, este flagelo carcome partes vitales tanto del propio Estado como de la sociedad misma. ¿De ellos, qué tanto logrará la 4T restaurar?

 

2

Según The New York Times, muy atento a las redes criminales mexicanas, la identidad del general Cienfiegos como El Padrino, se hizo a través de la televisión: ¡Ese es, está ahora en televisión!, se escucha en una llamada intervenida en Estados Unidos (NYT, 10/16/2020).

 

Dice Eduardo Galeano: “En nuestros países, la televisión muestra lo que ella quiere que ocurra; y nada ocurre si la televisión no lo muestra”. Esto lo saben nuestros políticos, hechura y servidores de ella. “Porque la vida es un espectáculo: a los que se portan bien, el sistema les promete un cómodo asiento”. Botanas y chelas incluidas. ¡Cuidado con las comorbilidades!

 

3

El 19 de octubre se cumplieron 50 años de la muerte de Lázaro Cárdenas (1896-1970), presidente de México en el periodo 1934-1940. Con él se inauguraron los sexenios en los que el Señor Presidente era (¿es?) la voz cantante del país. Autor de la expropiación petrolera, el 18 de marzo de 1938, es una gesta equivalente a la segunda independencia de México, ésta en materia económica.

 

En el logo de la Cuarta Transformación (4T), Cárdenas acompaña a las figuras de Miguel Hidalgo y José María Morelos (Primera Transformación: Independencia), Benito Juárez (Segunda Transformación: Reforma y República Restaurada) y Francisco I. Madero (Tercera Transformación: Revolución). Cárdenas es, según López Obrador, quien inspira la 4T y es un ejemplo a seguir.

Así lo consigna el mismo presidente en el dossier especial que, con motivo de este 50 aniversario luctuoso, que publicó ese día La Jornada, que incluye textos de Adolfo Gilly, Luis Hernández Navarro, Víctor Flores Olea, Arturo Cano, José M. Muriá y Raquel Sosa.

 

En su texto, López Obrador hace una somera descripción de las tres anteriores transformaciones y se detiene en la importancia de la etapa cardenista “caracterizada por trascendentes decisiones nacionalistas y de profundo contenido humanista”, del cual se siente heredero y continuador. Al hacerlo así, legitima la 4T, con la que “estamos empeñados en llevar a cabo la construcción de un país que no excluya a nadie, con una economía que no deje a ninguno en la intemperie, una institucionalidad que no oprima y un Estado que tenga por fin último el bienestar de la población”.

 

“El hombre está encerrado en una condición económica que es imagen de su condición humana y es prisionero, sin saberlo, de aquella frontera que marca los límites, carentes de toda elasticidad, de lo posible y lo imposible”, dice el historiador Fernand Braudel, citado por Adolfo Gilly.

 

4

Frente a la evidente descomposición política y social, se habla de moralización y purificación de las instituciones.

Un episodio más del melodrama en que se ha convertido la política (a la) mexicana, con sus héroes y villanos, en una lucha sin fin entre el bien y el mal.

 

Lleno de subtemas que se despliegan como traumas, como vemos en el partido que lo llevó Palacio Nacional, a quien no se asume como primer militante y un candidato que se asume como dirigente legítimo. Un partido que actúa más como movimiento, que de cara al 2021, todo parece estar al garete. O que concrete su relevo dependerá no sólo su futuro como partido, sino de la 4T, para que no sea puramente personalista y que sea realmente un proyecto transexenal. O la desaparición inexplicable de un lote de medicamentos destinados a la atención de niños con cáncer. Otra muestra de corrupción y, hasta hoy, de impunidad.

 

La corrupción no es exclusiva del sector público. Participa de/en ella el sector privado. Lo documenta Raúl Olmos  en El saqueo corporativo (Aguilar. México. 2019), acreedor del Premio de Periodismo Javier Valdez Cárdenas 2019; libro en el que el autor “rompe el círculo vicioso del silencio y simulación y les pone nombre y apellido a las compañías señaladas por malas prácticas, explica los esquemas de la transa y las razones de la impunidad desatada.

 

“La suciedad en el sector salud, la podredumbre de los supermercados, los saqueadores de Pemex, los cárteles empresariales, las artimañas para acaparar el mercado, el saqueo de las mineras… las ganancias de los hombres del dinero muy por encima del bien colectivo”. Todo se muestra aquí (Aristegui Noticias, 18/10/2020).

 

5

Entre las obsesiones de López Obrador se encuentra la prensa conservadora que, como endenantes –contra Juárez y Madero—, ataca a su proyecto de la 4T en curso, que afecta sus intereses, en medio de una crítica coyuntura. Así, en la mañanera del 13 de octubre mostró las primeras planas de algunos diarios que le molestan e incomodan.

 

“Los que están defendiendo a los fideicomisos están defendiendo a la corrupción. Así de claro. Es tanta su ambición al dinero y su prepotencia y las malas costumbres que enseñan el cobre defendiendo lo indefendible”, dice el presidente. Y muestra la portada del Excélsior: “Toman Senado; sí va fin de fideicomisos”. Se refiere a la votación en que se decidió eliminar 109 fideicomisos, y la toma de la tribuna de la oposición legislativa, junto con miembros de comunidades afectadas.

 

“El mandatario comentó durante su conferencia matutina que estos fideicomisos no tenían ningún control y carecían de transparencia (y) se ha expresado que se transferían fondos para subsidiar a corporaciones. Reiteró que los recursos y los apoyos para deportistas, escritores, investigadores no faltarán, por lo que se garantiza la continuidad de éstos” (Excélsior, 14/10/2020).

 

6

Números, estadísticas. Todo lo que importa es medible. Para bien o para mal. En estos tiempos, lo mismo sobre contagios y muertes por Covid-19, que sobre la recuperación económica (para cuándo y qué tanto). Revisiones y precisiones.

 

Todo mundo habla de violencia e inseguridad. Así, en general. Pero, hay una inseguridad que mal acompaña y esta es la inseguridad alimentaria, que se padece en casi la mitad (47 por ciento) de los hogares mexicanos, es decir, 16.2 millones de hogares. Violencia económica. Cifras dadas a conocer el 16 de octubre, con motivo del Día Mundial de la Alimentación.

 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) nos dice que México no caerá 10.5 por ciento este año crítico de 2020, como estimó en junio, sino nueve por ciento, y que para el próximo año no crecerá 3.3 por ciento, sino 3.5 por ciento. A largo plazo, es decir, para todo el sexenio, habrá un crecimiento de 0.2 por ciento. A nivel regional, prevé una caída de 8.1 por ciento para América Latina. Sobresale que México es la segunda economía emergente, detrás de la India, con la menor contracción en 2020.

 

Estados Unidos no caerá este año ocho por ciento, sino 4.3 por ciento, y en 2021, crecerá no 5.4 por ciento, sino 3.1 por ciento. Vale tomar nota de lo anterior, pues EU es nuestro principal socio comercial, vía el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC); en inglés, el nombre de Estados Unidos va por delante: USMCA, lo cual no es ocioso remarcarlo.

 

Sobre el T-MEC, en vigor desde el mes de julio pasado, el FMI, aunque reconoce que el restó incertidumbre a la política comercial en el corto plazo en América del Norte, hay algunos obstáculos. “Las fricciones persistentes, por ejemplo sobre el aluminio, las reglas de origen en el sector automotor, el comercio de productos lácteos, podrían obstaculizar su implementación. La incertidumbre de la política comercial podría volver a aumentar en estos contextos o en debates con otros socios comerciales, lo que afectaría al crecimiento mundial”, que en el próximo año será de 5.2 por ciento –una recuperación larga y desigual—, luego de una contracción de 4.4 por ciento este año (El Financiero, 14/10/2020).

 

7

“Una investigación de Osfam ha descubierto recientemente que 162 multimillonarios poseen la misma riqueza que la mitad de la humanidad. El enfoque socialdemócrata del árbol mágico del dinero consiste en recaudar impuestos más altos sobre la riqueza y las ganancias, combinados con impuestos progresivos sobre la renta. Según Oxfam, un impuesto adicional de solo el 0.5 %  sobre el 1% más rico a nivel mundial durante los próximos 10 años podría crear 117 millones de puestos de trabajo, incluidos 79 millones de trabajos de cuidado en educación, salud y asistencia social” (Monthly Review, 10/9/2020).

 

Un enfoque socialdemócrata, que está lejos tanto del socialismo como del comunismo, o para decirlo como Trump, de la izquierda radical, pero que es un enfoque funcional del sistema, es decir, que acepta y juega con sus reglas. No busca destruir, sino humanizar el sistema, hacerlo más aceptable, presentable, a la mayoría de la gente. Es tanto como querer humanizar a Frankestein (éste, en realidad, es el doctor que creó a la criatura: Ariel).

 

En lo que Monthly Review (MR) bautiza como depresión pandémica, los multimillonarios en Estados Unidos (el 1%) no sólo “han recuperado su riqueza, y más”, sino que desde el mes de mayo, ocho millones de personas han caído en la pobreza. Y cita a Forbes: “Al diablo con la pandemia: los 400 más ricos de Estados Unidos tienen una riqueza récord de 3.2 billones de dólares, 240 mil millones más que hace un año, con la ayuda de un mercado de valores que ha desafiado al virus”.

 

Por eso, MR concluye que en “solo seis meses después de que el mercado (de valores) tocó fondo, con cientos de miles de estadunidenses muertos (más 217 mil hasta el 17 de octubre) y el coronavirus aún por contener, los estadunidenses más ricos están mejor que nunca” (Monthly Review, 10/18/2020).

 

Sobre mercados, este año el Premio Nobel de economía correspondió a Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson por su desarrollo de la teoría de las subastas. Dice la Academia Sueca, se trata del diseño de “nuevos formatos de subasta de bienes y servicios que son difíciles de vender en forma tradicional, como las frecuencias de radio”.

 

Asociada al proceso de privatización y, por tanto, con el neoliberalismo, “la teoría de la subasta conceptualizó al mercado como procesador de información y este conocimiento se utilizó principalmente para diseñar e implementar mercados para activos propiedad de los gobiernos” (Peoples Dispatch, 10/18/2020).

 

Si de subastas y privatizaciones se trata, alguno que otro de nuestros políticos o economistas del ciclo neoliberal hubiera merecido el premio.  

 

8

A escasas dos semanas de las elecciones en Estados Unidos, nadie puede cantar victoria. No sólo se recuerda lo que sucedió cuatro años atrás, sino la actitud desafiante del presidente Trump. En la pasada elección, la demócrata Hillary Clinton tenía una amplia ventaja y se perfilaba como la primera mujer en ocupar la Casa Blanca, y sucedió lo que pasó: un cataclismo llamado Donald Trump.

 

Así como Noam Chomsky insiste que Donald Trump es el presidente más peligroso en la historia de Estados Unidos, Ralph Nader alude una tiranía presidencial a propósito de la parodia Barrett (AlterNet, 10/18/2020).

 

El 19 de octubre, a pesar de haberse contagiado y salido avante, Trump desvaría y asegura que “la gente está harta de escuchar a Fauci y a todos esos idiotas que se equivocaron”, en alusión a Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas, una autoridad en la materia.

 

Después de las audiencias de cara a la nominación de Amy Coney Barrett para la Suprema Corte de Justicia, quedó en claro que no están discusión sus méritos académicos ni capacidad jurídica, sino que las creencias y valores de esta católica tradicionalista puedan influir en sus decisiones. Sus respuestas, aunque firmes, fueron lo suficientemente ambiguas para no comprometerse, de salirse por la tangente.

 

Fue nominada por Trump a fin de reforzar el ala conservadora de la Corte. Dos son sus objetivos inmediatos: la Ley de Cuidado de la Salud a Bajo Precio, parte del Obamacare, el 10 de noviembre, así como revertir el asunto del aborto, como un derecho humano sobre la libre determinación de la mujer sobre su cuerpo, en cuanto elegir cuándo sí y cuando no su maternidad. Ella, madre de siete hijos, cuando se busca que el hogar familiar transite del ámbito privado al público: un espacio político.

 

 “Esta es la primera vez en la historia de Estados Unidos que hemos designado a una mujer que es desvergonzadamente Pro-Vida y que abraza su fe sin disculpa”, admite Lindsey Ghaham, presidente de la Comisión Judicial del Senado. “Esto no solo conservadurismo. Es una aceptación del control paternalista del gobierno sobre la vida más íntima de las mujeres” (The Progressive, 10/15/2020).

 

Se subraya el hecho de que, tanto su nominación por el presidente Trump, antes de que éste contrajera el Covid-19 como las audiencias, las hizo Barrett sin tapabocas ni guardar la distancia social. “Esta falta de preocupación por la vida manchará para siempre la nominación de Barrett”.

 

Por su parte, Kristen Clarke, del Comité Nacional de Abogados para los Derechos Civiles, afirma: “Su perspectiva no es enfoque convencional de la Constitución. Es uno que  nos deja atrapados en una era pasada e invita a regresar a un pasado racista (y patriarcal), no compatible con la era moderna” (Truthout, 10/17/2020). En materia judicial, la perspectiva es negra en Estados Unidos: “Barrett amenazaría los derechos al voto, derechos reproductivos y de la comunidad LGBTQ, derechos y protecciones contra la discriminación en los próximos años”. Adviértase que tiene 48 años de edad y su cargo en la Suprema Corte sería a perpetuidad.

 

En definitiva, con Amy Coney Barrett en la Suprema Corte de Justicia, adiós a los derechos civiles en Estados Unidos (The Guardian, 10/17/2020).

 

9       

Cada 12 de octubre, Día de la Hispanidad y día nacional en España, se vuelve al principio: ¿Qué fueron de descubrimiento y la conquista de estas tierras? Lo que con motivo del quinto centenario oficialmente se llamó encuentro, para los de estas tierras fue un encontronazo: habitantes que poseían, ya, sus lenguas y religiones, sus maneras de pensar, soñar, ser y hacer. Así ve las cosas Eduardo Galeano:

 

“Anuncian otro mundo posible las voces antiguas que nos hablan de comunidad. La comunidad, el modo comunitario de producción y de vida, es la más remota tradición de las Américas, la más americana de todas: pertenece a los primeros tiempos y a las primeras gentes, pero también pertenece a los tiempos que vienen y presiente un Nuevo Mundo. Porque nada hay menos foráneo que el socialismo de estas tierras nuestras. Foráneo es, en cambio, el capitalismo, como la viruela, como la gripe, vino de afuera”.

 

10

Como si fuera una travesía al revés, en sentido contrario del tiempo y la historia, y en diálogo entre pueblos, el 5 de octubre, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) anunció que el 13 de agosto de 2021, a 500 años de la caída de Tenochtitlan, estará en Madrid, no para demandar perdón, sino para hacerle saber al pueblo español que “no nos conquistaron. Que seguimos en resistencia y rebeldía”. Y que, hoy, “a pesar de paramilitares, pandemias, megaproyectos mentiras, calumnias y olvidos, vivimos”.

 

“¿De qué nos va a perdonar la España? ¿De haber parido a Cervantes? ¿A José Espronceda? ¿A León Felipe? ¿A Federico García Lorca? ¿A Manuel Vázquez Montalbán? ¿A Miguel Hernández? ¿A Pedro Salinas? ¿A Antonio Machado? ¿A Lope de Vega? ¿A Bécquer? ¿A Almudena Grandes? ¿A Panchito Varona, Ana Belén, Sabina, Serrat, Ibáñez, Llach, Amparanoia, Miguel Ríos, Paco de Lucía, Víctor Manuel, Aute siempre? ¿A Buñuel, Almodóvar y Agrado, Saura, Fernán Gómez, Fernando León, Bardem? ¿A Dalí, Miró, Goya, Picasso, el Greco y Velázquez? ¿A algo de lo mejor del pensamiento crítico mundial, con el sello de la A libertaria? ¿A la república? ¿Al exilio? ¿Al hermano maya Gonzalo Guerrero?”

 

Es pertinente citar a López Obrador: “Uno de los aspectos más entrañables que se recuerdan de la presidencia cardenista es la solidaridad que brindó a la República Española, agredida y a la postre destruida por el fascismo y la generosidad con la que recibió al exilio en nuestro país”.

 

Aquí, recuerdo a dos maestros, en aquel tiempo jóvenes republicanos: Juan Pablo García y Adolfo Sánchez Vázquez, transterrados, como decía éste último.

 

11

“— ¿Qué hay para cenar?

“— Ensalada y carne guisada con patatas. Y de postre, arroz de leche. Ya sabes que a los niños les encanta.

“— Y a nosotros, Consuelo. Nos cuidas muy requete muy bien.

“— Como a ti te gusta repetir, cada uno debe ser el mejor en su puesto. Lo mío son las comidas y la intendencia doméstica. Lo tuyo… lo tuyo, Emilio, es poner orden en España.”

 

Fermín Goñi. El hombre de la Leica. Para Leer en Libertad. México. 2016.

Quiénes somos

El Mirador Economía es una revista digital que aborda temas de política, economía y cultura, a través de investigaciones, entrevistas y foros.